35 Después deberá quitar toda la grasa de la oveja, tal como lo hace con la grasa de una oveja que se presenta como ofrenda de paz. Quemará la grasa sobre el altar encima de las ofrendas especiales presentadas al Señor
. Mediante este proceso, el sacerdote purificará a la persona de su pecado, la hará justa ante el Señor
, y será perdonada.