40 ¡Necios! ¿No hizo Dios tanto el interior como el exterior?