31 De pronto, se les abrieron los ojos y lo reconocieron. Y, en ese instante, Jesús desapareció.