31 Los demonios seguían suplicándole a Jesús que no los enviara al abismo sin fondo.