27 Por lo tanto, él es Dios de los que están vivos, no de los muertos. Ustedes han cometido un grave error.