32 Había una multitud sentada alrededor de Jesús, y alguien dijo: «Tu madre y tus hermanos
están afuera y te llaman».