42 Y los ángeles los arrojarán al horno ardiente, donde habrá llanto y rechinar de dientes.