18 Pero Jesús conocía sus malas intenciones.
—dijo—.