1 Leyes acerca de votos
Moisés mandó llamar a los jefes de las tribus de Israel y les dijo: «Esto es lo que el Señor
ha ordenado:
2 un hombre que hace un voto al Señor
o una promesa bajo juramento jamás deberá faltar a su palabra. Tiene que cumplir exactamente con lo que dijo que haría.
3 »Si una mujer joven hace un voto al Señor
o una promesa bajo juramento, mientras todavía vive en la casa de su padre,
4 y su padre se entera del voto o de la promesa y no se opone, entonces todos sus votos y todas sus promesas siguen en pie.
5 Sin embargo, si su padre, el día que se entera, se niega a darle permiso para que cumpla el voto o la promesa, quedarán anulados todos sus votos y todas sus promesas. El Señor
la perdonará porque su padre no le permitió cumplirlos.
6 »Ahora bien, supongamos que una joven hace un voto o se compromete a sí misma al hacer una promesa impulsiva y luego se casa.
7 Si su marido llega a saber de su voto o de su promesa y no se opone el día que se entera, sus votos y sus promesas siguen en pie.
8 Sin embargo, si su marido se niega a aceptar su voto o promesa impulsiva el día que se entera, sus compromisos quedarán anulados y el Señor
la perdonará.
9 Pero si se trata de una viuda o de una divorciada, esta persona deberá cumplir con todos sus votos y todas sus promesas.
10 »Ahora bien, supongamos que una mujer está casada y vive en casa de su esposo cuando ella hace un voto o se compromete a sí misma con una promesa.
11 Si su marido se entera y no se opone, entonces su voto o su promesa sigue en pie.
12 Pero si su marido se niega a aceptarlo el día que se entera, entonces su voto o su promesa quedará anulado y el Señor
la perdonará.
13 Su marido puede confirmar o anular todo voto o toda promesa que haya hecho para negarse a sí misma.
14 Pero si no se opone el día que se entera, esto significa que está de acuerdo con todos sus votos y todas sus promesas.
15 Si él espera más de un día y entonces intenta anular un voto o una promesa, él recibirá el castigo por la culpa de ella».
16 Estas son las ordenanzas que el Señor
le dio a Moisés acerca de las relaciones entre el hombre y su esposa y entre el padre y su hija joven que todavía vive en su casa.