2 El corazón de los israelitas es inconstante;
ellos son culpables y deben ser castigados.
El Señor
derribará sus altares
y hará pedazos sus columnas sagradas.