20 El Señor
detesta a los de corazón retorcido,
pero se deleita en los que tienen integridad.