10 El rey habla con sabiduría divina;
nunca debe juzgar injustamente.