9 Podemos hacer nuestros planes,
pero el Señor
determina nuestros pasos.