19 Al que le gusta pelear, le gusta pecar;
el que confía en sus altas murallas invita al desastre.