3 La gente arruina su vida por su propia necedad,
y después se enoja con el Señor
.