3 Al Señor
le agrada más cuando hacemos lo que es correcto y justo
que cuando le ofrecemos sacrificios.