4 Los ojos arrogantes, el corazón orgulloso,
y las malas acciones, son pecado.