23 A fin de cuentas, la gente aprecia la crítica sincera
mucho más que la adulación.