30 El encanto es engañoso, y la belleza no perdura,
pero la mujer que teme al Señor
será sumamente alabada.