22 Él la siguió de inmediato,
como un buey que va al matadero.
Era como un ciervo que cayó en la trampa,