2 y porque ustedes pertenecen a él, el poder
del Espíritu que da vida los
ha libertado del poder del pecado, que lleva a la muerte.