10 No nos castiga por todos nuestros pecados;
no nos trata con la severidad que merecemos.