20 Que esas maldiciones sean el castigo del Señor
para los acusadores que hablan mal de mí.