31 Pues él está junto al necesitado,
listo para salvarlo de quienes lo condenan.