4 Los ídolos de ellos no son más que objetos de plata y oro;
manos humanas les dieron forma.