31 Me aferro a tus leyes.
S
, ¡no dejes que pase vergüenza!