43 No arrebates de mí tu palabra de verdad,
pues tus ordenanzas son mi única esperanza.