88 En tu amor inagotable, perdona mi vida;
entonces podré continuar obedeciendo tus leyes.