5 Así es, las impetuosas aguas de su furia
nos habrían ahogado hasta la vida misma.