4 Pero tú ofreces perdón,
para que aprendamos a temerte.