6 Aunque el Señor
es grande, se ocupa de los humildes,
pero se mantiene distante de los orgullosos.