8 Si subo al cielo, allí estás tú;
si desciendo a la tumba,
allí estás tú.