2 No lleves a juicio a tu siervo,
porque ante ti nadie es inocente.