1 Salmo 143
Salmo de David.
Oye mi oración, oh Señor
;
¡escucha mi ruego!
Respóndeme, porque eres fiel y justo.
2 No lleves a juicio a tu siervo,
porque ante ti nadie es inocente.
3 El enemigo me ha perseguido;
me ha tirado al suelo
y me obliga a vivir en la oscuridad como los que están en la tumba.
4 Estoy perdiendo toda esperanza;
quedé paralizado de miedo.
5 Recuerdo los días de antaño.
Medito en todas tus grandes obras
y pienso en lo que has hecho.
6 A ti levanto mis manos en oración;
tengo sed de ti como la tierra reseca tiene sed de lluvia.
Interludio
7 Ven pronto, Señor
, y respóndeme,
porque mi abatimiento se profundiza.
No te apartes de mí,
o moriré.
8 Hazme oír cada mañana acerca de tu amor inagotable,
porque en ti confío.
Muéstrame por dónde debo andar,
porque a ti me entrego.
9 Rescátame de mis enemigos, Señor
;
corro a ti para que me escondas.
10 Enséñame a hacer tu voluntad,
porque tú eres mi Dios.
Que tu buen Espíritu me lleve hacia adelante
con pasos firmes.
11 Para gloria de tu nombre, oh Señor
, preserva mi vida;
por tu fidelidad, sácame de esta angustia.
12 En tu amor inagotable, silencia a todos mis enemigos
y destruye a todos mis adversarios,
porque soy tu siervo.