2 Le dije al Señor
: «¡Tú eres mi dueño!
Todo lo bueno que tengo proviene de ti».