9 Protégeme de los perversos que me atacan,
del enemigo mortal que me rodea.