8 Cuídame como cuidarías tus propios ojos;
escóndeme bajo la sombra de tus alas.