3 «¡Rompamos las cadenas! —gritan—,
¡y liberémonos de ser esclavos de Dios!».