8 El Señor
le da fuerza a su pueblo;
es una fortaleza segura para su rey ungido.