9 ¡Salva a tu pueblo!
Bendice a Israel, tu posesión más preciada.
Guíalos como un pastor
y llévalos en tus brazos por siempre.