18 Pero el Señor
vela por los que le temen,
por aquellos que confían en su amor inagotable.