21 No me abandones, oh Señor
;
no te quedes lejos, Dios mío.