2 porque tú respondes a nuestras oraciones.
Todos nosotros tenemos que acudir a ti.