3 Aunque nuestros pecados nos abruman,
tú los perdonas todos.