18 Si no hubiera confesado el pecado de mi corazón,
mi Señor no me habría escuchado.