8 Que el mundo entero bendiga a nuestro Dios
y cante sus alabanzas a viva voz.