9 Nuestra vida está en sus manos,
él cuida que nuestros pies no tropiecen.