52 Pero guió a su propio pueblo como a un rebaño de ovejas,
los condujo a salvo a través del desierto.