8 Levántate, oh Dios, y juzga a la tierra,
porque todas las naciones te pertenecen.