8 Despliegas nuestros pecados delante de ti
—nuestros pecados secretos— y los ves todos.